Visitamos la fábrica de PlanToys en Tailandia!

Laura Sòcia d'Artijoc Destacado 29 octubre 2018 0 366

Aprovechando nuestras vacaciones en Tailandia nos desviamos un poco para visitar la fábrica de PlanToys, situada en Trang, una zona boscosa a dos horas y media de Bangkok. Allí, en medio de muchos árboles, se esconde la fábrica de PlanToys: muy extensa y de una sola planta, dividida en diferentes naves. Una fábrica sencilla con todas las comodidades,nada a envidiar a las fábricas europeas.

En la tienda – museo nos recibió Mr. Ice, jefe de calidad y marketing. Antes de enseñarnos todo el proceso de elaboración de los juguetes nos quiso explicar los orígenes y los proyectos que se desarrollan en paralelo a PlanToys: una escuela , dos empresas relacionadas con la energía renovable y un despacho de arquitectura sostenible. Sólo habían pasado cinco minutos y ya estábamos impresionados! PlanToys no es un proyecto aislado, forma parte de un conjunto de iniciativas empresariales con carácter social, educativo, y sostenible.

En el mismo museo, mientras en Teo jugaba con los juguetes expuestos, nos explicó lo más característico de sus juguetes: su por trato de la madera y el color.

La madera se extrae de los mismos árboles que durante 20 años han dado caucho para fabricar neumàticos, preservativos y otros objetos. Tras este tiempo los árboles ya no pueden producir más, así que los cortan y los vuelven a plantar. De la recolecta, el corte y la plantación también se encarga PlanToys.

Su máxima en la elaboración de juguetes de madera es ‘residuo cero y máxima calidad’, por eso las ramas más pequeñas, la corteza del árbol y las raíces, materiales que no se pueden utilizar para elaborar juguetes, se aprovechan para elaborar pellets que después se distribuyen y se exportan a otros países como alternativa a los combustibles fósiles.

El color de PlanToys es otra maravilla de sus juguetes de madera. Todos los colores son pigmentos naturales y no contienen ningún producto tóxico. Para crear las piezas de color elaboran lo que han denominado PlanWood: una mezcla de pigmentos y madera muy "triturada" que se compacta en moldes de hierro a alta temperatura. En lugar del pegamento que sí usan otros muchos productores, usan otro componente no tóxico que no nos pudo desvelar.

Esta técnica patentada es lo que les permite elaborar juguetes de madera totalmente sin tóxicos con formas curvas y con una textura muy agradable y personal.

Una vez elaboradas las piezas de los juguetes se tienen que pulir y acoplar, a veces con un proceso totalmente manual.  Aquí podéis ver el tambor macizo’ en esta fase.

Y uno de los iconos de la casa, el cocodrilo, que se elabora ensartando las piezas hasta crear todo el arrastre.

En este espacio nos encontramos otro ejemplo de su política de residuo cero: para pulir las piezas más pequeñas aprovechan los recortes de papel sobrantes de las máquinas pulidoras. Poniendo estos pequeños recortes con las piezas en una ‘bañera vibradora’ consiguen pulirlas sin tener que hacerlo manualmente una por una. Así, hay trabajadores que se encargan de cortar el papel de pulir aprovechable y añadirlo a la bañera.

Una vez preparado y empaquetado se dirige hacia el almacén. Pero antes de llegar, pasa por un último proceso: en la puerta del almacén pudimos observar un tipo de microondas gigante donde, literalmente, “se fríen” los posibles insectos o bacterias que pueda tener la madera. Ice nos explicó que, a diferencia otras marcas, a PlanToys no se inyecta ningún insecticida en la madera porque para ellos no tiene sentido hacer un material con pigmentos y pegamento natural si antes se ha inyectado insecticida a la materia (por muy legal y no tóxico que sea). Así pues, todos los juguetes pasan por este «microondas» antes de ser almacenados en unas condiciones de temperatura y humedad concretas a la espera de ser distribuidas en las tiendas de todo el mundo.

Antes de irnos, visitamos el despacho donde se hacen los controles de calidad. Allá nos explicaron que los juguetes de PlanToys pasan una doble certificación: una de interna y otra de externa, encargada a otras empresas, todo para llegar a su principio de “residuo cero y máxima calidad”.

No sabéis el choque que me produjo tirar un juguete desde diferentes alturas para después comprobar que no había saltado ninguna pieza ni se había saltado la pintura!

Para acabar hicimos una visita por el museo del juguete que recoge todos los juguetes que PlanToys ha fabricado a lo largo de los años y también de juguetes de referencia de otras marcas, un museo abierto por visitas escolares.

Si habéis llegado hasta aquí ya os podéis imaginar que después de esta visita PlanToys es para nosotros una marca ejemplar, que nos sentimos muy orgullosas de tener en la tienda por su calidad humana y su sensibilidad hacia los niños y el planeta.

En la foto yo misma, Teo, Mr. Ice y Jordi 

Gracias a TocToys por hacer posible la visita.

Imagenes de Plantoys y Jordi Aliberas

Etiquetas:plantoys

Comentarios

Deje su comentario