¿Necesitas ayuda?

Disfrutemos de la naturaleza sin expoliarla!

Hace tiempo nos planteamos tener elementos naturales como conchas, piedras, caracolas, piñas y raíces en nuestras tiendas porque son materiales muy interesantes por experimetnar y manipular . Ahora bien, como hacerlo para no dañar el entorno, el ecosistema y en definitiva el mundo donde vivimos?

Aunque el caparazón de una concha o una piedra no se considere un elemento vive, es importante y necesario para su ecosistema. Todo elemento natural tiene su función y si queremos conservar el medio ambiente y el entorno donde vivimos, hay que reflexionar y empezar a posar de nuestra parte.

Por eso, después de informarnos decidimos que nosotros no queríamos hacer este juego bruto a nuestro entorno. Expoliar la natura para llevarla a casa y así transmitir la importancia y la belleza de esta es una contradicción en sí misma.
169390-shells-in-groups_1280x857.jpg

Para posar un ejemplo, los caparazones que encontramos en las playas son importantes porque el carbonato cálcico se disuelve lentamente y sus componentes son reciclados y reutilizados por el ecosistema, aportando alimento a ciertas especies animales y plantas. Además amés muchas especies de crustáceos y pequeños peces aprovechan los caparazones vacíos por su resguardo. En caso de existir menos caparazones, estos se podrían ver más afectados por sus depredadores. También ayudan a controlar la erosión del suelo y permite que algunas algas, plantas o esponjas se adhieran a ellas. Con la ausencia de estos caparazones, se aceleraría la erosión de la arena y se podría llegar a reducir considerablemente la anchura de la playa. Del mismo modo, que también puede afectar a las aves, puesto que utilizan los caparazones para afilar sus picos y en algunos casos por la construcción de sus nidos.

Pero esto no quiere decir que no estemos a favor de la manipulación con elementos naturales. Estamos a favor y lo reivindicamos, pero siempre con respeto y para hacerlo os recomendamos que salís a la montaña y en la playa. Que salís con familia y amigos. Y de este modo los niños podrán disfrutar, experimentar y manipular la natura en estado puro. Y es que los beneficios del contacto con la natura en los niños y también en los adultos son muchos:

El hecho de poder disfrutar de un gran espacio para correr y moverse hace que puedan desarrollar la motricidad gruesa sin límites, sin que nadie los esté diciendo que romperán nada, que se pueden hacer daño, etc. También desarrollan la motricidad fina cuando manipulan, por ejemplo, pequeñas piedras, palés, hojas y juegan con todos estos materiales naturales desestructurados.

Salen, ejercitan su musculatura, oxigenan su organismo, incrementan su capacidad pulmonar, etc. Están cogiendo hábitos saludables que permitirán prevenir problemas de sobrepeso y obesidad, y a la vegada, estamos aumentando la probabilidad que este hábito se mantenga en un futuro. También descargan tensiones, segregan endorfines y los ayuda a dormir mejor.

Hay estudios que demuestran que este ejercicio rodeado de naturaleza produce mejoras cuantificables en el estado de ánimo y autoestima.

La naturaleza es un espacio ilimitado que despierta la curiosidad de los niños y su creatividad para explorar y manipular el entorno. Los materiales no son estructurados, y esto permite que la imaginación vuele.

En medio de la naturaleza los niños y niñas se vuelven más autónomos, y si no lo son, aprenden a serlo. Por ejemplo, para llegar a un lugar tienen que atravesar un río. Hay que buscar una solución y hay que llevarla a cabo. Esto implica seguridad en un mismo y autonomía para hacerlo, quizás los padres podrán ayudar o quizás lo tendrá que atravesar a solas.

Todos los sentidos se activan y hay un montón de estímulos sensoriales: olores, ruidos, sensaciones, etc. que están impactando en su cerebro y creando millones de sinapsis nerviosas. Esto es aprendizaje. Y también emocionales, como se sienten los niños? Pueden sentir sorpresa si ven por ejemplo, salir una lagartija de bajo una piedra, excitación ante el agua fría, alegría al sentir el viento a la cara, etc.

Esta exploración, curiosidad, este entorno sensorial tan atractivo hace que los niños sean capaces de posar atención en la cosa más insospechada así como la máxima concentración. Por ejemplo, observando un pequeño animalito, una hoja como baja por un pequeño riuet de agua, etc.

Y no tenemos que dejar de banda la educación en valores. Los niños y niñas aprenden a respetar la natura, a admirar los seres vivos, a convivir con ellos, a valorar las cosas pequeñas y las pequeñas satisfacciones.

En definitiva, las excursiones a la naturaleza influyen en el bienestar psicológico y emocional de las criaturas y desarrolla las capacidades intelectuales y a la vez ayudamos a preservar nuestro bonito entorno.

Datos e información extraída de:

http://paresinens.cat/nensinenes-jp/beneficis-excursions-als-nens/
https://anellides.com/blog/per-que-no-recollir-les-petxines-de-les-platges/

Comentarios

Deje su comentario